El islam, una parte importante de la historia de Estados Unidos

Por Youssef Bouajaj

Musulmanes americanos en un protesta contra Trump // Fuente: Kena Betancur/AFP/Getty Images

El islam es la segunda religión con más fieles por detrás del cristianismo, en el mundo hay alrededor de 1.800 millones de musulmanes. Dicha religión surgió y se expandió en sus inicios por el Mundo Árabe, sin embargo, en la actualidad en esta zona se concentra únicamente el 20% de la población mundial musulmana, mientras que el 62% de sus fieles viven en la región Asia-Pacífico. En el caso estudiado en este artículo, los Estados Unidos, existen más de tres millones de fieles del islam.

Los musulmanes han jugado un papel importante en la historia y el desarrollo de los Estados Unidos. La llegada a la Presidencia de los Estados Unidos de Donald Trump ha traído consecuencias negativas para los intereses de los musulmanes norteamericanos. Trump ha manifestado públicamente que “el islam odia a América” y que los musulmanes no se integran en la cultura americana, además de su intención de evitar la llegada de inmigrantes musulmanes al país. Esta fue una de las primeras medidas que implementó tras llegar al poder, poniendo restricciones a la llegada de migrantes procedentes de países musulmanes como Yemen, Siria, Irán, Libia y Somalia.

Los primeros musulmanes en América: bajo el yugo del esclavismo

Una de las primeras personas de origen musulmán en pisar el continente americano fue Estevanico de Dorantes. Nacido en Azemmour —actual Marruecos— fue esclavizado por los portugueses y posteriormente adquirido por el español Andrés Dorantes de Carranza, a quien acompañó en su travesía por el suroeste de Norteamérica entre 1527-1536. El virrey de la Nueva España, Antonio de Mendoza, fascinado por las historias que contaban los supervivientes y por la capacidad de Estevanico para comunicarse con los nativos americanos, le encomendó la tarea de buscar las fabulosas siete ciudades de oro. Fue en esta expedición donde se perdió el paradero de Estevanico, posiblemente asesinado por los nativos.

Entre finales del siglo XV y principios del XVI empezó la colonización del continente americano por parte de potencias europeas como España, Portugal, Francia o Reino Unido. Para desarrollar esta tarea una de las herramientas fundamentales fue la esclavización de más de 10 millones de personas procedentes de África entre los siglos XVI y XIX, de los cuales entre un 10% y un 30% eran musulmanes. El historiador Michael Gomez cifra en 200.000 la primera generación de africanos musulmanes que fueron llevados a la fuerza a las 13 colonias británicas en Norteamérica —actuales Estados Unidos—.

Colonias Europeas en América Siglo XVI-XVIII//Fuente: Wikimedia

Según apunta Kambiz Ghanea Bassiri en su libro Historia del islam en América, los esclavos africanos de religión musulmana se sentían superiores respecto a los otros esclavos debido a que algunos provenían de élites en sus países de origen y habían tenido esclavos no musulmanes. Esto hizo que los esclavistas percibieran a los musulmanes como personas más inteligentes y dignas. Sin embargo, las divisiones entre los esclavos duraron poco, pues los esclavistas usaron todo tipo de métodos represivos para evitar que los esclavizados pudieran seguir su fe religiosa y los forzaron a convertirse al cristianismo.

Fue así como buena parte de los hijos de la primera generación de musulmanes africanos ya no siguieron el islam. En este contexto, algunos esclavos africanos siguieron manteniendo su fe en secreto. Tal es el caso de Ayyuba Suleiman Diallo nacido en 1701, hijo de un famoso clérigo musulmán de Boundou —actual Senegal—, quien fue capturado y esclavizado en la colonia británica de Maryland en América del Norte. Tras un intento de fuga, las autoridades lo acabaron liberando a petición de la compañía privada de tráfico de esclavos, la Royal African Company, que quería usar sus conocimientos para incrementar las relaciones comerciales en el África Occidental. No obstante, Suleiman Diallo destacaba por tener conocimientos en materia religiosa. Aun así, pudo regresar a su tierra natal en 1734.  

Retrato de Ayyuba Suleiman Diallo//Fuente: National Portrait Gallery

El nacimiento de los Estados Unidos

En 1776, las 13 colonias norteamericanas se alzaron contra el Reino Unido y decidieron constituirse como Estados Independientes para formar una nueva nación: los Estados Unidos de América. La falta de autonomía política, la subida de impuestos y la poca representación de los colonos en el Parlamento Británico fueron algunos de los motivos detrás de la Declaración de Independencia. Durante la guerra de independencia de los Estados Unidos (1775-1783), que finalizó con la victoria del bando revolucionario, alrededor de 100.000 esclavos murieron o escaparon, y la mayoría de ellos luchó a favor del Reino Unido, quien prometió otorgarles la libertad. Esto no evitó que algunos de ellos con origen musulmán lucharan bajo las filas del ejército revolucionario como Bampett Muhammad, Yusuf ben Ali y Peter Salaam. Cabe destacar, que un país musulmán como Marruecos, fue uno de los primeros Estados en reconocer a los Estados Unidos como país independiente en 1786. Previamente en 1777, el país del norte del Magreb había abierto sus puertos a los barcos norteamericanos.

El nacimiento de los Estados Unidos de América  sentó las bases para el reconocimiento de las minorías religiosas. Thomas Jefferson, uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos, quien redactó la Declaración de Independencia y fue presidente del país (1801-1809), impulsó el Estatuto de Virginia para la Libertad Religiosa en 1786, que reconocía el derecho de la población de Virginia a escoger su religión con total libertad y la separación del Estado-Iglesia. Según expresó Jefferson en su autobiografía, el propósito de esta ley era proteger a todas las religiones, la judía, la pagana, la cristiana, la mahometana (islam) y la hindú”. La Constitución Americana, que entró en vigor en 1789, fue enmendada en 1791 para garantizar la libertad religiosa y de expresión en todo el país gracias a la influencia del Estatuto de Virginia.

Ejemplar del Corán (libro sagrado del islam) que perteneció a Thomas Jefferson. En la actualidad, ha sido utilizado por congresistas musulmanes para jurar su cargo// Fuente: Library of Congress

En cuanto a la situación de la población esclava, su suerte no cambió. La Constitución   no acabó con esta práctica y se limitó a prohibir la importación de personas esclavas procedentes de otros países. Dentro de los Estados Unidos había enormes diferencias respecto al papel de la esclavitud. En los Estados del Sur había una economía agraria donde destacaba el sector algodonero, y por ello dependían de la mano de obra esclava que llegó a suponer un tercio de la población total del Sur. Por el contrario, el Norte estaba más industrializado y la población esclava era menor. Es por eso que a finales del XVIII y principios del XIX, los Estados del Norte legislaron para abolir la esclavitud. Estas visiones enfrentadas estallaron tras la victoria en las elecciones presidenciales de 1860 del candidato contrario al esclavismo, Abraham Lincoln. Ante eso los Estados del Sur se independizaron y formaron los Estados Confederados de América, que supuso el el estallido de una Guerra Civil (1861-1865). El conflicto finalizó con la victoria de las fuerzas del norte y la adopción de la decimotercera enmienda constitucional (1865) que abolía la esclavitud en todo el país.  

Pese a la abolición de la esclavitud, la población negra siguió siendo discriminada a causa de las leyes de Jim Crow que se implementaron mayormente en los Estados del Sur a partir de 1876. Estas leyes pusieron a la práctica un sistema de segregación racial donde la población negra recibía un peor trato en el espacio público, como por ejemplo en las escuelas, transportes públicos y en negocios privados.

El islam tras el esclavismo

La primera oleada de inmigrantes musulmanes libres data de finales del XIX y principios del XX cuando empezaron a llegar  miles procedentes de las actuales Siria, Jordania, Líbano, India y Pakistán. Eran principalmente hombres pobres y sin estudios, que buscaban unas mejores condiciones de vida. Por eso se instalaron en las principales áreas industriales del país como Massachusetts, Chicago y Ohio etc. Algunos de ellos ocultaron sus orígenes musulmanes para evitar ser estigmatizados o que fueran rechazados por las autoridades aduaneras. En 1924 el Congreso de los Estados Unidos aprobó una ley para limitar la inmigración, excluyendo la llegada de migrantes procedentes de Asia, afectando a muchos de los musulmanes.  

Estas primeras comunidades de musulmanes empezaron a crear asociaciones islamicas y a construir mezquitas para poder practicar su fe. Esto fue posible gracias al empeño de hombres como Satti Majid, un misionero sudanés que llegó a los Estados Unidos en 1904. Esta figura destaca por haber sido el creador de las primeras asociaciones caritativas islamicas como la Media Luna Roja o la Sociedad Misionaria islamica, así como por comprar parcelas en cementerios para poder enterrar a los musulmanes de acuerdo a sus ritos. Junto a ello llevó a cabo políticas proselitistas con las que consiguió que personas de la comunidad afroamericana se convirtieran al islam.

La inmigración musulmana provocó el aumento de la visibilización del islam y que este ganara más adeptos, principalmente entre los afroamericanos, debido a que muchos de ellos se sentían desarraigados tras verse forzados a migrar desde los Estados del Sur hacia las grandes urbes industriales del Norte (Detroit, Chicago y Nueva York).  

Posteriormente, empezaron a aparecer organizaciones afroamericanas vinculadas al islam que buscaban dar una identidad a los afroamericanos, combatir el racismo presente en el país por culpa de las leyes de Jim Crow y la violencia de grupos supremacistas blancos como el Ku Klux Klan. En este contexto surgieron dos organizaciones alejadas del islam ortodoxo —el practicado por la mayoría de los musulmanes— donde los líderes eran idolatrados como profetas y propagaban ideas contrarias a la igualdad racial. Por un lado, Noble Drew Ali creó en 1919 la Moorish Science Temple of America (MSTA), una institución que afirmaba que los afroamericanos eran descendientes de esclavos procedentes del actual Marruecos, y buscaba la conversión de los afroamericanos al islam. Por otro, tras la muerte de Drew Ali, en 1930 un seguidor de la MSTA, Wallace Fard Muhammad, fundaba la Nación del islam (NOI), que se posicionaba a favor del separatismo negro y rechazaba el contacto político, social o religioso con las personas blancas. A partir de 1934, el NOI fué dirigido por Elijah Muhammad quien propagó su mensaje por las cárceles y barriadas marginales.

Los años sesenta están marcados por la lucha de los afroamericanos por los derechos civiles y poner fin a la segregación racial. Aquí, los afroamericanos musulmanes tuvieron un papel destacado, principalmente la Nación del islam a través de Malcolm X, un miembro destacado de la NOI que se convirtió en una figura mediática gracias a su oratoria y a sus polémicos discursos, y logrando que la organización pasara de 500 miembros a 40.000. En 1964, abandonaría la NOI y las tesis racistas que la acompañaban y abrazaría al islam sunnita. Sin embargo, su asesinato en 1965 por miembros de la NOI, fue una gran pérdida  para la comunidad musulmana. En esa década, el islam cobra importancia mediática debido a la conversión a esta religión de dos iconos del deporte americano: Muhammad Alí, campeón de los pesos pesados de boxeo y Kareem Abdul Jabbar, estrella de la liga de baloncesto americano.

Malcolm X en un mitin en el Barrio de Harlem, Nueva York, en 1963//Fuente: AP

Tras la aprobación por el Congreso de los Estados Unidos en 1965 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que puso fin a la restricción migratoria, la llegada de migrantes musulmanes se disparó. A diferencia de la ola migratoria de principios del siglo XX, donde la mayoría eran migrantes sin estudios, en esta época empezaron a llegar migrantes que iban a estudiar, académicos, doctores y refugiados. A partir de este momento la comunidad musulmana va a experimentar un progreso en su estatus a través de una mayor integración en la sociedad y de la consecución de una mayor visibilidad en la esfera pública. A nivel institucional el crecimiento también fue importante. El número de mezquitas llegó a las 600, las escuelas musulmanas a las 400, los centros islamicos a 1.200 y más de 80.000 americanos blancos se convierten al islam.  

El 11-S, un antes y un después

Los atentados perpetrados por el grupo terrorista  Al Qaeda el 11 de setiembre de 2001 en las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, fueron el peor ataque en territorio continental sufrido por los Estados Unidos y un golpe para la comunidad musulmana en el país. El gobierno de Bush respondió al ataque de dos formas. Por un lado, a nivel exterior, declarando la guerra a los talibanes afganos y posteriormente invadiendo Irak. Por otro lado, a nivel interno, aprobó la Patriot Act, una ley que otorgó grandes poderes al Gobierno Federal y a las agencias de inteligencia para espiar a los ciudadanos y detener indefinidamente a los inmigrantes con el fin de garantizar la seguridad y luchar contra el terrorismo. La asociación de abogados Muslim Advocates denuncia que la Patriot Act ha supuesto una violación de libertades fundamentales hacia los americanos musulmanes a través de la vigilancia y la recopilación de datos por parte de los organismos gubernamentales a personas inocentes por el simple hecho de ser musulmanas.

Por lo tanto, la aparición de grupos terroristas que han atentado en nombre del islam y la propagación de estereotipos negativos hacia los musulmanes ha provocado que se asocie islam con terrorismo y que aumente la islamofobia. El término islamofobia hace referencia cualquier acción de discriminación hacia los musulmanes (o aquellos percibidos como musulmanes) que tiene el objetivo de anular el reconocimiento y el ejercicio, en pie de igualdad, de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales en el ámbito político, económico, social, cultural. Esta discriminación se ha manifestado en Estados Unidos con un aumento considerable de los delitos de odio contra los musulmanes americanos tras el 11-S, pasando de 28 en el año 2000 a 481 en el 2001. El número de ataques contra los musulmanes ha rondado el centenar anualmente en la última década. Además, según una encuesta de Pew Research Center el 43% de los estadounidenses cree que el islam fomenta la violencia, frente a un 49% que opina lo contrario. Entre aquellos que dicen que conocen alguna persona que sea musulmana, el 60% cree que los fieles al islam no apoyan la violencia. En contraste, aquellos que no tienen contacto con personas musulmanas, el 40% relacionan islam con violencia. Esto invita a pensar que son la desinformación sobre qué es el islam y el escaso contacto con la comunidad musulmana los factores que explican el rechazo.

La organización Southern Poverty Law Center cifra en 114 las organizaciones que fomentan discursos de odio contra los musulmanes americanos. Estos grupos consideran que el islam es una religión violenta que no se ajusta a los valores de la sociedad americana y que los musulmanes son una especie de quintacolumnistas que buscan imponer un régimen islamico en el país. Entre 2008-2013 estas organizaciones han gastado más de 200 millones de dólares en propagar discursos de odio contra la población musulmana.  Así mismo, el mundo audiovisual, que tiene una gran influencia en la sociedad, ha jugado un papel destacado en perpetuar una imagen estereotipada de los musulmanes. La mayoría de personajes árabes que salen en películas y series americanas actúan como terroristas que buscan destruir la civilización Occidental.

Radiografía de la comunidad Musulmana

La comunidad musulmana en Estados Unidos destaca por su diversidad,  producto de la mezcla entre aquellos musulmanes que han nacido en el país y por la llegada de miles de inmigrantes procedentes de países musulmanes. A nivel ideológico, se sienten más identificados con el Partido Demócrata que con el Republicano. Cabe destacar, que las mujeres americanas musulmanas perciben más discriminación que los hombres.

El aumento de la islamofobia ha provocado que los americanos musulmanes se impliquen más en política. En el año 2018, alrededor de 100 candidatos musulmanes se presentaron en las elecciones locales y nacionales. En ellas fueron elegidas las primeras congresistas musulmanas, Rashida Tlaib y Ilhan Omar. Previamente, Keith Ellison fue el primer congresista musulmán. La presencia de políticos musulmanes ayudará  a visibilizar más a la comunidad musulmana y a combatir prejuicios contra  ellos. Es muy probable que en el año 2040, los musulmanes serán  el segundo  grupo religioso  más numeroso tras  los cristianos, y por lo tanto su papel en la política americana será mayor.

2 comentarios en “El islam, una parte importante de la historia de Estados Unidos”

Deja un comentario

AGRADECIMIENTOS

SUSCRÍBETE

MENAnalisis © 2017