Los refugiados palestinos, 70 años de injusticia

Por Youssef Bouajaj Hadiq

Refugiados palestinos
Palestinos en 1948 expulsados de sus casas por Israel. Fuente: AFP/Getty Images

Se cumplen 100 años de la Declaración Balfour, donde el ministro de exteriores británico Arthur Balfour prometió al Barón Rothschild que apoyaría la creación de un Estado para los judíos en Palestina. Una demanda que provenía del movimiento sionista, el cual ante el aumento del antisemitismo en Europa vio la necesidad de crear un Estado para garantizar la seguridad de los judíos. La promesa se hizo sin tener en cuenta que Palestina ya contaba con una población propia, de la cual el 90% era árabe. La declaración se hizo en medio de la Primera Guerra Mundial, donde el Reino Unido alentó a los árabes a que se rebelarán contra el Imperio Otomano, con la promesa de que darían apoyo a unos Estados árabes independientes. Sin embargo, Reino Unido y Francia pactaron en secreto el acuerdo Sykes-Picot, donde acordaron establecer zonas de influencia en las posesiones otomanas dentro del Mundo Árabe.

Tras el fin de la Primera Guerra Mundial, Palestina quedó bajo control británico. Los judíos, ante la promesa del Reino Unido de otorgarles un Estado, empezaron a llegar a Palestina. Estos pertenecían a clases pudientes y gozaban de una buena educación, lo que les permitió prosperar. Una cuestión que generó animadversión en los palestinos, muchos de ellos en la pobreza, dando lugar a las primeras tensiones entre árabes y judíos.

Fuente: elaboración propia a partir de datos de The immigration cycle in Palestine and Israel, 1919–1954

Durante los años treinta y cuarenta, los judíos en Europa sufrieron el ascenso de Hitler que mató a 6 millones. El holocausto judío convenció más a los sionistas de la necesidad de tener un Estado propio y la inmigración hacia Palestina aumentó. Por su parte, los palestinos estaban en contra de que por culpa de los errores de los europeos, tuvieran que pagarlo renunciando a Palestina.

El Reino Unido se mostró incapaz de poner fin a la violencia entre judíos y árabes. Así, las Naciones Unidas asumieron el problema y propusieron un plan de partición que era favorable a los judíos. En 1947 había 608.000 judíos que poseían el 10,6 por ciento de la tierra de Palestina, mientras los musulmanes eran 1.100.000 de personas y controlaban el 89,4% del territorio. El plan de la ONU otorgaba el 56,5% de las tierras a los judíos y el 43,5% a los árabes. Tras la retirada de Reino Unido de Palestina, el 14 de mayo de 1948 nació el Estado de Israel. La milicia israelí Haganah, creada en 1920 para proteger a los inmigrantes judíos, tuvo un papel muy destacado en la consolidación y expansión del Estado judío. Formada por 35.000 personas, de las cuales 20.000 tenían experiencia en la Segunda Guerra Mundial, venció en la guerra de 1948 contra los Estados árabes de Egipto, Jordania, Siria e Irak.

Expansión de Israel en los territorios palestinos
Expansión de Israel en los territorios palestinos Fuente: Graphic News

La guerra del 1948 tuvo como consecuencia la expansión de las fronteras de Israel que pasó a controlar 20.850 kilómetros cuadrados del total de 26.323 de la Palestina histórica y la expulsión de 700.000 palestinos. Los refugiados palestinos huyeron a distintas zonas de la región: 70.000 a Jordania, 97.000 a Líbano, 75.000 a Siria, 200.000 a la Franja de Gaza, 280.000 en la Palestina ocupada por Jordania y 31.000 a Israel.

El éxodo de los palestinos de su tierra es referido por ellos como la Nakba, que en árabe significa la catástrofe. Las razones que llevaron a la huida forzosa son: 1) el miedo que infundían las fuerzas israelíes por su violencia como quedó claro en la matanza que perpretaron en el pueblo de Deir Yassin en 1948, donde murieron 100 palestinos. 2) Durante la guerra de 1948, el ejército de Israel expulsó por la fuerza a palestinos para expandir las fronteras del nuevo Estado israelí; y 3) Los ejércitos árabes pidieron a los palestinos que abandonaran sus casas para facilitar el ataque.

Antes de finalizar el conflicto, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución 194, donde reconocía el derecho al retorno de los refugiados palestinos que quisieran regresar a sus hogares y compensar aquellos refugiados que no desearan volver. Más de 70 años después, los refugiados palestinos siguen sin poder volver a sus hogares.

 

La Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Medio

La Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Medio (UNRWA) nació en 1949 para dar apoyo de emergencia e iniciar programas de asistencia social a los refugiados palestinos. La UNRWA define como refugiados palestinos aquellas personas que vivían en Palestina entre el 1 de junio de 1946 y el 15 de mayo de 1948 y que perdieron su hogar y su modo de vida por culpa de la guerra del 1948. Asimismo, los descendientes de los refugiados palestinos de sexo masculino también son considerados refugiados.

El mandato actual de la UNRWA es proveer servicios de educación, salud, servicios sociales, protección de Derechos Humanos y actuar en situaciones de emergencia a los más de 6 millones de refugiados y desplazados palestinos de la guerra del 1967, que viven en los campos de Jordania, Líbano, Siria, Cisjordania, y la Franja de Gaza.

En cuanto a la situación de los refugiados palestinos, cabe destacar que no es homogénea, difiere según el país de destino. En el caso de Líbano la calidad de vida de los palestinos es mala según apunta el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados de 2016. Una situación que responde a distintas cuestiones. Por un lado, Líbano no otorga más terreno para ampliar los campos de refugiados que se encuentran sobrepoblados. Por otro, los refugiados no pueden tener propiedades, no tienen acceso a servicios públicos, no tienen derechos laborales y no pueden dedicarse a trabajos liberales en campos como la educación, medicina o el derecho. Aquí, las autoridades libanesas justifican no mejorar la situación de los Palestinos, para no comprometer su derecho de retorno a Palestina. Muchos campos de la UNRWA tienen controles de seguridad que limitan la libertad de movimiento en momentos de crisis.

Situación de los campos de refugiados de la UNRWA
Situación de los campos de refugiados de la UNRWA Fuente: Agence France-Presse

Pese a lo anterior, los refugiados palestinos de Gaza son los que tienen peores condiciones de vida. Desde la victoria del partido islamista Hamas en las elecciones de 2006, Israel impone un bloqueo por tierra, mar y aire que convierte a Gaza en una prisión. Además, la población civil ha sufrido ataques devastadores por parte del ejército de Israel, los cuales han dejado miles de muertos y destruido las infraestructuras. Tal como apunta la UNRWA, en Gaza el 80% de la población depende de la ayuda internacional, el paro es del 40% y 1 millón de refugiados palestinos dependen de la UNRWA para comer.

En el caso de Jordania, hay un trato diferencial hacia los refugiados palestinos. Los palestinos llegados en 1948 tienen la nacionalidad jordana y acceso a todos los derechos. Por el contrario, los palestinos llegados a Jordania tras la guerra de 1967 procedentes de Cisjordania y Gaza, no tienen nacionalidad y tienen un pasaporte temporal que han de renovar cada dos años. Tampoco pueden trabajar en el sector público, sólo en el privado. Pese a que los palestinos sin nacionalidad pueden acceder a servicios públicos de sanidad y educación, han de pagar un plus como si fueran extranjeros. Además, el tener un permiso de residencia de 2 años limita mucho su libertad de expresión porque las autoridades pueden castigar con no renovar el pasaporte a aquellas voces críticas.  

 

La condición de doble refugiados

Más allá de no poder volver a su tierra y de sufrir unas malas condiciones de vida, miles de refugiados palestinos también han sufrido la situación de ser doblemente refugiados, al verse obligados a huir de nuevo. El primer caso de palestinos que tuvieron que huir por segunda vez fue después de la Guerra de los Seis Días, donde más de 250.000 palestinos, muchos de ellos desplazados de la guerra del 1948, huyeron de Gaza y Cisjordania hacia países vecinos como Jordania.

En 2003, tras la invasión americana de Irak, la vida de los 30.000 palestinos empeoró considerablemente debido a que las milicias chiís los detenían, torturaban y mataban de forma arbitraria. Según Human Rights Watch, los palestinos eran acusados de tener muchos privilegios durante el gobierno de Saddam Hussein, así como de estar vinculados con las fuerzas insurgentes que luchaban contra los Estados Unidos y los grupos chiitas (algunos miles pudieron huir a Siria).

En la actualidad, quedan 4.000 refugiados palestinos en Irak, los cuales se enfrentan a una situación difícil debido a la decisión del Gobierno iraquí de quitarles derechos y acceso a servicios públicos. Por su parte, los refugiados palestinos en Siria están sufriendo la guerra de Siria, lo que les ha llevado a huir a otros lugares donde la situación vuelve a ser complicada. Según datos de la UNRWA, antes del conflicto civil en Siria había 560.000 refugiados palestinos. Ahora más de 100.000 han huido hacia el Líbano, Jordania y Europa. La situación de los palestinos de Siria en el Líbano es muy complicada. La UNRWA denuncia que tienen dificultades para trabajar, que el 90% están bajo el umbral de la pobreza y un 95% tienen dificultades para acceder a la alimentación.

 

La cuestión del derecho al retorno

Setenta años después de la Nakba, los refugiados palestinos siguen sin poder ejercer su derecho de retorno a Palestina. Pepijn Van Houwelingen en su artículo “¿No retorno = No paz? El problema de los refugiados palestinos y la solución de los dos Estados en un contexto regional”, muestra cual es la postura de los principales actores sobre el retorno de los palestinos. Aquí, resulta interesante centrarse en el caso de Israel, quien ve como una amenaza a los palestinos en el exilio, ya que si volvieran supondrían un problema para la existencia del Estado. El parlamento israelí aprobó en 2001 una ley que previene al Gobierno intervenir en materia de refugiados palestinos sin el consentimiento del parlamento.

Por su parte, la Autoridad Palestina ve el derecho al retorno como un derecho impracticable que dificulta cualquier acuerdo con Israel. En esta línea, en los acuerdos de Oslo, el asunto de los refugiados no fue incluido.

En cuanto a los refugiados de fuera de los territorios palestinos, estos ven imposible que en un improbable acuerdo de creación de dos Estados, Gaza y Cisjordania, muy superpobladas, pudieran absorber a más de 3 millones de personas. Por lo tanto, los refugiados se encuentran en un limbo donde Israel, la Autoridad Palestina y los Estados Árabes los ven como un problema sin solución.

Este artículo nos lleva una vez más a reflexionar sobre la concepción del refugiado como amenaza, tal y como ocurre con el caso de los refugiados sirios. Se trata de una situación que parece perpetuarse en el tiempo gracias a un discurso en el que queda securitizada y definida como problema, cuando en realidad no son sino víctimas de una ocupación, de una guerra.

2 comentarios en “Los refugiados palestinos, 70 años de injusticia

  1. Muchas gracias por explicar de una forma tan sencilla una situación realmente complicada.
    No acertaba a entender cuál era el conflicto (y mucho menos los motivos) y gracias a este artículo quedan todas mis dudas despejadas.
    Gracias

    • Muchas gracias Paloma, nos alegra saber que el artículo cumple su objetivo y ayuda a comprender una cuestión tan compleja. Para cualquier duda o pregunta puedes contactar con nosotros, estaremos encantados.

Deja un comentario

AGRADECIMIENTOS

SUSCRÍBETE

MENAnalisis © 2017